Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

Déjame a mí...

No sé,
esto de estar juntos cómo puede resultar.
Tan pronto me animo, tan pronto me vengo a atrás.
Este desconcierto no me hace ningún bien.

Tal vez,
nos guste demasiado que queramos repetir,
entres en mi vida con la fuerza de un fusil,
y me desordenes todo cuanto conseguí.

No.
No quiero barreras que me puedan contener.
No quiero tus manos que me puedan convencer.
No quiero perder las riendas de mi corazón...

Déjame quererte a mí, déjame morirme a mí por ti,
déjame extrañarte a mí.
Porque si te dejo a ti vas a ser mi perdición...
vas a ser mi perdición...

No sé.
De nuevo este caos por toda mi habitación.
Viene la pereza a visitarme en la emoción.
No sé si perderme o hacerte hueco en mi edredón.

No sé,
por qué quedarme quieta esta vez me cuesta tanto.
Por qué estoy tan segura de que puede hacerme daño,
y sigo en este impulso de beberme tu razón...

Déjame quererte a mí, déjame morirme a mí por ti,
déjame extrañarte a mí.
Porque si te dejo a ti vas a ser mi perdición...
vas a ser mi perdición...
vas a ser mi perdi…

Amistad...

...nunca entendí aquello de "la distancia es el olvido"...por muy lejos que estés, pequeña, yo nunca me olvido de tí!

Ay, Anita!que lejos queda Bruselas...joe!
Que ganas de volver a verte...

Que te quiero...

Tata

Málaga 2016...contigo!!

http://www.malaga2016.es/

Málaga es una ciudad para la felicidad. Una ciudad de acusada identidad pero al tiempo con capacidad permanente de transformación.

Málaga es una ciudad bella, moderna y tolerante. Una ciudad continuamente enriquecida por las vidas y obras de sus habitantes.

Málaga es una ciudad abierta a la poesía, a las ciencias, al pensamiento y a las artes. Una ciudad admirada en toda Europa.

Málaga es como su mar, siempre el mismo y siempre diferente. Una ciudad para el encuentro y la convivencia.

Nacer, crecer o vivir en el mar Mediterráneo imprime necesariamente cierto carácter y genera deseos e ilusiones distintas y sin embargo compartidas. De ahí, quizás, que las malagueñas y malagueños hayamos modelado una ciudad que siempre es nueva.

El clima, su sol y su luna grande contribuyen al festival de ideas, al alborozo y a los sueños. Y como los deseos dan vida y al tiempo generan sueños y son estos los que mueven las ruedas del mundo, es claro que nuestros sueños harán qu…